martes, 10 de febrero de 2009

Muerte digna

Yo también quiero una muerte digna. Y supongo que todos.

Y para cada uno, esa muerte digna significará una cosa. Para alguien de fuertes creencias religiosas, esa muerte debe ser cuando Dios de orden, para quien no tenga esas convicciones, la muerte debe ser un derecho más, una elección. Respeto a cada individuo lo que quiera hacer tanto con su vida como con su muerte, es lícito lo uno y lo otro. Cada uno debe poder decidir sobre si mismo, sobre su propio final.

El problema llega cuando otros quieren decidir por ti. Cuando quienes ni siquiera te conocen, debaten sobre si tu familia está en el legítimo derecho de respetar la última voluntad que decidiste libremente, cuando quienes sólo buscan votos en nombre de Dios, se intentan sacar leyes de la manga, para que sea ese Dios, quien decida cuando el pitido de la máquina que te mantiene conectado a una vida artificial sea infinito y no parpadee constante, año tras año. Ahí está el problema, cuando quienes piden libertades y exigen derechos para sus creencias y para sus ideales, niegan esos mismos derechos y esas mismas libertades a quienes tienen diferentes maneras de pensar y de concebir la vida y la muerte.

Si yo quisiera entregar mi vida a ese Dios, y que él decidiera cuando llevarme, espero que mi decisión sea respetada. ¿Por qué si decido no entregar mi vida a nadie, y ser yo dueño de ella hasta el final, puede que no sea respetado?

Que se vayan al carajo de una vez, o con su Dios, pero que nos dejen en paz a los demás, por favor.

11 comentarios:

  1. Sí, la verdad es que si somos supuestamente libres; seamoslo en la vida y en la muerte. Cada uno con lo suyo, que muertes hay para todos.

    Muas

    ResponderEliminar
  2. no puedo estar más de acuerdo contigo
    eah, pues un besito

    ResponderEliminar
  3. Eluana, un paso más...cuánto tardaremos para que TODO el mundo decida su derecho a la vida o a la muerte? Yo, sinceramente, prefiero morir consciente de quien soy, ha andar perdido en un mundo enfermo, quitándole el tiempo de vida al resto de mi familia...

    ResponderEliminar
  4. ... ¿Muerte digna o no? a mi no me importa casi nada físico ya. Porke dudo ke nos dejen en paz. Estan en contra de la mágia [y otras cosas lindas] porke, a ellas, no pueden llegar. ^-^

    ResponderEliminar
  5. el tema es complicado! yo estoy de acuerdo en lo que dices! saludos

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo con que cada uno tiene derecho a decidir sobre su propia vida y sobre su propia muerte, por supuesto. Pero a raíz del post que he publicado sobre Eluana he tenido una conversación con Pepito Grillo; el dilema lo tengo yo porque esta chica no ha dejedo dicho que la desconectaran, es una decisión que ha tomado su familia por ella, puede ser para que no sufra, o bien para descansar ellos, es lo que no sabemos.

    Yo quiero decidir sobre mi propia vida, pero que ahora tenga yo un accidente y venga mi madre y me desconecte, no sé si me haría gracia. La decisión creo que la ha de tomar uno mismo, no los demás. Y no tengo convicciones religiosas, al contrario, no soy creyente.

    ResponderEliminar
  7. creo que la decisiòn tomada es tambien honrar la vida, cosa importante si la hay.
    Muy buen post, como nos tenès acostumbrados!!! A pura conciencia y de corazòn, asi es al menos como lo leo yo.
    Un beso GRANDE, Vero.

    ResponderEliminar
  8. NO. No soy canariona, soy chicharrera, o sea de la otra provincia (hay que matizar).
    Del tema que expones en tu entrada, ya he contestado en otros blogs, así que...........Que cada uno haga lo que le apetezca y disponga de su vida y de su muerte como quiera.

    ResponderEliminar
  9. Total y plenamente de acuerdo.

    Abrazo, Isra.

    ResponderEliminar

Opina, critica, aporta.