lunes, 15 de marzo de 2010

Sin lacrar

Sumérgete,
húndete más y más,
alcanza esa preciosa piedra,
preciosa hada
que has irrumpido en mi vida,
lacrando sin sello.
Rompe la cadena,
agarra la llave y vuelve,
abre esta ventana,
y tropieza,
siente los escalofríos de lo desconocido,
quédate muda
para luego no parar de hablar.
Déjame mecer
tu corazón piruleta,
déjame ver
tu mirada furtiva,
déjame ponerme nervioso,
y no preguntes,
a veces las mejores situaciones
no tienen explicación.
No preguntes, ni insistas,
es así,
como tus vuelos,
en tus sueños
has de verlo
como tu mejor papel.

5 comentarios:

  1. Me encantó tu poema, intenso y emotivo!

    BESOTES Y BUENA SEMANA!

    ResponderEliminar
  2. Tenía que pasar, las nubes de algodón de los vuelos al soñar casan a la perfección con las piruletas

    ResponderEliminar
  3. vaya... veo que bien, no? jajaja
    por cierto, voy al SOS murcia Festival...

    ResponderEliminar

Opina, critica, aporta.