jueves, 3 de junio de 2010

Con la fuerza que me dan tus ojos

Molinos de viento frente a mí,
y desarmado yo,
lucho,
lucho
con la fuerza que me dan tus ojos;
la rabia me enloquece,
y embisto
muros invisibles;
golpeo los barrotes que me rodean,
irrompibles,
y lucho,
impotente,
desquiciado,
decepcionado;
pero lucho,
contra nada,
una nada que crece ante mi,
poderosa,
y yo contra ella
lucho,
lucho
con la fuerza que me dan tus ojos,
asesto golpes inservibles,
¿me ves?,
siento que me rompo,
pero mis últimas gotas de sangre
caerán,
frente a ese muro invisible,
porque no tengo toalla que tirar,
lucho
porque quiero luchar,
lucho
con la fuerza que me dan tus ojos;
insistiré,
en este combate
donde la victoria no me espera,
pero yo la busco,
la buscaré,
mientras tanto
lucho,
lucho
con la fuerza que me dan tus ojos.

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por visitarme!

    Que pases un finde soñado y hasta el lunes, guapo!

    BESOTES.

    ResponderEliminar
  2. Con esa fuerza todo es posible.
    Lo que pueden unos ojos...

    Saludos.

    ResponderEliminar

Opina, critica, aporta.