lunes, 8 de diciembre de 2008

Sin nombre (I)

Meto la llave en la cerradura y la giro, sigue como la dejé, con dos vueltas. Se abre y me percato de que me olvidé apagar la lámpara, que emite una tenue luz que me llega a través de una neblina provocada por el humo del tabaco que me fumé antes, jodido olvido el mío de no abrir la ventana antes de salir.

Huele a cerrado, a cigarrillos consumidos hasta el filtro y a coñac, también dejé la botella abierta y un vaso a medio terminar en la mesa. Bueno, tampoco importa, convivo con ello cada día y me hace compañía como para que aun no me haya tirado por la ventana, así que es un mal menor que puedo soportar. Intento dejar la gabardina en una silla estirando el brazo y sin preocuparme demasiado, con lo que cae al suelo, pero no me agacho a recogerla. Mañana.

Caigo desplomado en el sofá, miro a través de la ventana y percibo la oscuridad de la madrugada con toda su crudeza y su significado. Al menos tengo un techo, pienso, y no como esos sucios vagabundos y mendigos que deambulan de una día para otro con su cartón de vino malo y sus pertenencias a cuestas, oliendo a mierda y dando pena para ganarse unas monedas. Me consuela y dejo de mirar por la ventana, suspiro bajo ese pequeño momento feliz y paseo la mirada en busca del mando de la televisión. Acierto a verlo medio asomado debajo de un cojín y lo agarro. Apuntó al aparato y pulso algún botón. Nada, olvidé cambiar las pilas, anoche no funcionaba ya. Anteanoche tampoco.

Saco el paquete de tabaco de mi bolsillo del pantalón y me enciendo un pitillo, haciendo que el humo recién creado se funda con el que flota desde hace horas. Bostezo y me estiro, mientras aguanto el cigarrillo entre mis labios, aspirando su aroma, saboreando cada partícula que pasa a través de mi garganta. Me pesan los párpados, creo que me voy a dormir, mañana compraré pilas.

(continuará...)

5 comentarios:

  1. Uno, Dire Straits(L) (corazón a lo cutre emoticono)
    Dos, claro, como a tí no te roba bragas y sujetadores, no quieres matarlo; pero yo sí. Y muy a gusto que lo haría.
    Tres, continúúúúa!
    Cuatro, pedazo de frikis perturbados que somos, a estas horas en el puto blog, ¿no?

    Y cinco, Dire Straits(L)(L)(L)(L)



    Muas!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, me gustò el estilo, los detalles, la imàgen desgarbada y despreocupada de este personaje o ¿tu? y a la vez su alma tensa y resignada... Aquello que lo salva de largarse por la ventana, eso que inunda su ambiente y parece que le molesta pero a la vez no.. o al menos no hace mucho para cambiarlo..
    La manera en la que habla de los vagaMundos... Un beso ASI, Vero.

    ResponderEliminar
  3. quitas el coñac y soy yo tío.
    ¿desde dónde coño me espías cabrón?
    enorme descripción de la desídia.

    unabrazo crack

    ResponderEliminar
  4. y como apesta cuando pasa eso tío! uf, es como duando llegas borracho y cierras la puertas de la habitación! jejeje

    salou2

    ResponderEliminar

Opina, critica, aporta.