viernes, 13 de marzo de 2009

En silencio

El tren se aleja de la ciudad, y cierro los ojos. Mejor no ver, aunque no se cumple el dicho, mi corazón siente y padece casi más que antes de partir. Las lágrimas se colapsan en mis ojos y hago un esfuerzo por mantenerlas dentro de mi, las agarro y las suplico, pero son rebeldes y quieren salir a la luz, cumplir su objetivo y morir en mis mejillas, que es la meta que buscan desde su origen.

El traqueteo del tren a toda velocidad resuena en mi interior, acompasado al ritmo de mi corazón, que late furioso de rabia. Trabaja sin descanso bombeando la sangre malherida, agriada por el dolor, a los entumecidos miembros de mi cuerpo: unos pies que arden deseosos de correr hacia la ciudad, de nuevo, y unas manos que se sienten vacías, carentes de piel que acariciar.

Pienso, y no dejan de venir imágenes dolorosas a mi recuerdo. Ahí están, intactas, como si acabaran de ocurrir. Se muestran con todo el esplendor del que gozaron pero que han perdido, dejan ver todo lo que alegraron pero ahora sólo producen una dañina sensación de soledad. Que terribles momentos de felicidad son los que pueden acabar produciendo una tormenta de desilusión.

Escapar es lo más fácil, aunque es lo más complicado que he hecho jamás.

8 comentarios:

  1. Vaya Don Israel.Así da gusto leerle eh?
    Me ha gustado mucho.Es más, creo que es de lo mejor que te he leído.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. llorar es muy sano, no agarres las lágrimas, deja que salgan.

    beso!

    ResponderEliminar
  3. Joer tío, qué bueno. La verdad es que estas cosas dan mucha pena. Saludos

    ResponderEliminar
  4. A veces, eso de Ojos que no ven, corazón que no siente, es una mentira como una casa.



    miau en un tren

    ResponderEliminar
  5. Después de un minucioso estudio, STULTIFER te otorga el prestigioso galardón al MEJOR BLOG DEL DÍA correspondiente al lunes 16 de marzo de 2009 en No sin mi cámara por los contenidos y matices.
    Visitanos y comenta con nosotros. Saludos cordiales.
    Vamos, que nos ha gustado mucho y hemos querido acercarnos a ti.
    Puedes colgar el Premio voluntariamente en tu blog.
    Ya formas parte de la Orden del Stultifer de Oro.
    Y si tienes una escalera, mándanosla y la publicamos inventándonos una historia.

    ResponderEliminar
  6. joder, que bajón. Qué le ha ocurrido al tipo?

    suena a derrota de las duras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. hermoso.. brota poesìa.. mucha mucha!!! triste realidad que termina en unas palabras hermosas.. llegas a mi.. muy adentro.. entiendo.. me fui tres dias.. y aca estoy.. escapè pero no olvidè nada.. ni siquiera se si sirviò de algo..
    bella imàgen la del tren.. y què paradòjico lo de los momentos de felicidad.. còmo todo se da vuelta a veces! besotes! Vero.

    ResponderEliminar

Opina, critica, aporta.